Clínica Dental Sonríe

Cambio de la dentición

[dt_gap height=»40″]

El desarrollo de la dentición humana acompaña de manera notable al desarrollo orgánico de cada individuo desde las etapas más tempranas de su formación, es decir, desde la etapa embrionaria hasta casi la segunda década de vida.

La formación de los tejidos que componen el diente (esmalte, dentina y pulpa) comienza alrededor de la sexta semana de vida intrauterina para los dientes primarios o temporales y alrededor del cuarto mes de vida intrauterina para los dientes permanentes. Además, otro proceso importante que sucede en la gestación es la calcificación dentaria, donde estos tejidos logran adquirir la dureza y resistencia mecánica óptima para su estabilidad durante toda la vida, por lo que el cuidado tanto del bebé como de la embarazada disminuye la posibilidad de riesgos que pudiesen afectar cada uno de estos procesos.

El diente una vez formado y calcificado tiene la capacidad de comenzar su proceso de erupción, cuyo resultado es la posición característica de cada diente en boca. Este proceso es altamente complejo y puede ser afectado por diversos factores que determinan presencia de un diente en sitios no frecuentes.

Para los dientes temporales o comúnmente llamados “de leche”, el proceso de erupción se realiza en tres períodos que se suceden ininterrumpidamente, caracterizándose por la erupción de grupos específicos de la siguiente manera: 1. Incisivos, 2. Primeros molares y caninos, 3. Segundos molares.

Estudios a lo largo de décadas han podido determinar edades aproximadas en que cada diente erupciona, según sus frecuencias mayores, de la siguiente forma:

Erupción dientes temporales:

  • 5-8 meses: incisivo central inferior.
  • 6-10 meses: incisivo central superior.
  • 7-10 meses: incisivo lateral inferior.
  • 8-12 meses: incisivo lateral superior.
  • 11-18 meses: primeros molares.
  • 16-20 meses: caninos.
  • 20-30 meses: segundos molares.

Por lo tanto, alrededor de los 2 años y medio debiese existir dentición temporal completa, es decir, con sus 20 dientes (4 incisivos centrales, 4 incisivos laterales, 4 caninos, 4 primeros molares y 4 segundos molares).

Sin embargo, se sugieren 6 meses de espera si es que el diente aún no erupciona. En el caso de que aún no se tengan indicios de su erupción, se aconseja consultar a algún odontopediatra que realice el estudio correspondiente.

Por otro lado, la erupción de dientes permanentes corresponde a:

  • 5,5-7 años: primeros molares.
  • 6-7 años: incisivo central inferior.
  • 7-8 años: incisivo central superior.
  • 7-8 años: incisivo lateral inferior.
  • 8-9 años: incisivo lateral superior.
  • 9-11 años: canino inferior.
  • 10-11 años: primer premolar superior.
  • 10-12 años: primer premolar inferior.
  • 10-12 años: segundo premolar superior.
  • 11-12 años: canino superior.
  • 12-13 años: segundo premolar inferior.
  • 12-14 años: segundos molares.
  • 17-30 años: terceros molares o muelas del juicio.

Es importante considerar estas secuencias de erupción como guías, ya que se debe ir considerando cuáles pueden ser los factores que determinen la erupción temprana o tardía de cada diente. Además, se debe tener en claro que existen espacios determinados en donde los dientes permanentes se sitúan dependiendo de la correcta posición de los temporales. Por tanto, la presencia de desórdenes, como por ejemplo que dientes permanentes estén por delante o detrás de temporales, son signos de la necesidad de evaluación por especialistas a nivel ortodóntico u odontopediátrico para determinar las acciones clínicas a seguir.

Referencia:

1.- Gibson, W. M., & Conchie, J. M. (1964). Observation of Children’s Teeth as a Diagnostic Aid: A Review: Part I. Dentition in the Assessment of Development.Canadian Medical Association Journal, 90(2), 70–75.

2.- Hägg, U., & Taranger, J. (1985). Dental Development Dental Age and Tooth Counts. The Angle Orthodontist, 55(2), 93-107. doi: doi:10.1043/0003-3219(1985)055<0093:DDDAAT>2.0.CO;2

3.- Logan, W. H. G., & Kronfeld, R. (1933). Development of the Human Jaws and Surrounding Structures from Birth to the Age of Fifteen Years *. Journal of the American Dental Association, 20(3), 379-428. doi: 10.14219/jada.archive.1933.0080

4.- Manjunatha, B. S., & Soni, N. K. (2014). Estimation of age from development and eruption of teeth. J Forensic Dent Sci, 6(2), 73-76. doi: 10.4103/0975-1475.132526

5.- Figún, M. E., Garino, R. R.(2002). Anatomía Odontológica Funcional y Aplicada (Editorial el Ateneo ed. Vol. 2).

[dt_gap height=»40″]