.

Clínica Dental Sonríe

Odontopediatría

La visita al dentista puede ser incómoda y desconcertante, especialmente para los niños. Para ayudar a que sea una experiencia positiva, en Clínica Dental Sonríe nos preocupamos de crear un entorno cálido y agradable. Ofrecemos odontología pediátrica para niños de todas las edades, desde la salida del primer diente!
Odontopediatría dentista para niños

¿Qué es la Odontopediatría?

Sabemos que los niños no solo son el futuro, sino también el presente. Es por eso que la odontopediatría es la especialidad que nos permite promover, prevenir y tratar las patologías bucodentales en niños, niñas, adolescentes y en pacientes con necesidades especiales en atención en salud.

Preguntas frecuentes

Un niño o niña no sólo tiene una dentición diferente a la de los adultos, sino que también puede tener necesidades dentales y conductuales específicas que son exclusivas de su edad. Estas necesidades pueden incluir ortodoncia, aplicaciones de flúor o simplemente educación en higiene bucal.

Además de tratar los problemas dentales existentes, Clínica Dental Sonríe se enfoca en la prevención a través de la educación de pacientes y padres. Nos gusta sentir que tú y tu hijo no vienen a nuestra oficina para que les “arreglen sus caries”, sino para aprender prevenirlas.

Nuestra misión es proporcionar todas las herramientas educativas necesarias para que nuestros pacientes disfruten de un futuro con dientes sanos.

Se recomienda que los niños vean a un dentista pediátrico dentro de los primeros seis meses después de la aparición del primer diente, y no más tarde que su primer cumpleaños. Esta visita debería ser el comienzo de una relación positiva, entre el dentista, el niño y los padres, que durará hasta la adolescencia.

La realización de visitas cíclicas le permitirá también al dentista detectar y controlar cualquier problema que surja mientras aún es fácil de tratar. Nuestros médicos en Clínica Dental Sonríe reciben con gusto pacientes desde la infancia hasta la adolescencia.

Dolor de muelas: limpie el área del diente afectado, enjuague bien la boca con agua tibia o use hilo dental para desalojar cualquier alimento que pueda verse afectado. Si el dolor persiste, comuníquese con el dentista de su hijo.

Cortes o mordidas en lengua, labios o mejillas: aplique hielo en las áreas lesionadas para ayudar a controlar la hinchazón. Si hay sangrado, aplique presión firme con una gasa o un paño. Si el sangrado no se puede controlar, llame a un médico o visite la sala de emergencias.

Pérdida de un diente: Si es posible, busque el diente y tómelo por la corona, no por la raíz. Puede enjuagar el diente solo con agua. NO lo limpie con jabón, ni lo frote ni manipule innecesariamente. ¡El paciente debe ver a un dentista inmediatamente! El tiempo es crítico para salvar el diente.

Los padres a menudo se preocupan por el rechinar de dientes durante la noche (bruxismo). A menudo, la primera indicación es el ruido creado por el niño apretando los dientes durante el sueño. O también puede ser el desgaste (los dientes se acortan) en la dentición.

La buena noticia es que la mayoría de los niños superan el bruxismo. De todas maneras, si sospecha de bruxismo, hable de esto con su odontopediatra.

Es muy importante mantener la salud de los dientes primarios. Las caries descuidadas pueden y con frecuencia conducen a problemas que afectan el desarrollo de dientes permanentes. Los dientes primarios, o dientes de leche, son importantes para masticar y comer adecuadamente, proporcionar espacio para los dientes permanentes y guiarlos a la posición correcta, y permitir el desarrollo normal de los huesos y músculos de la mandíbula. Los dientes de leche también afectan el desarrollo del habla y la apariencia del rostro. Mientras que los 4 dientes frontales duran hasta los 6-7 años de edad, los dientes posteriores (caninos y molares) no se reemplazan hasta los 10-13 años.