.

Clínica Dental Sonríe

Los enjuagues bucales

¿QUE SABES SOBRE LOS ENJUAGUES BUCALES?

Desde que el danés Harald Löw descubrió a fines de los 60′ que el uso de la clorhexidina podía evitar el desarrollo de placa dental surgió el interés comercial por el enjuague bucal.

Básicamente, el enjuague bucal o colutorio es una solución que se usa después del cepillado de dientes, con el objetivo de eliminar bacterias y microorganismos que causan las caries y el mal aliento.

A pesar de estos beneficios, es importante que sigas algunas reglas de oro para obtener resultados verdaderos y útiles.

Lo más importante que debes entender es que los enjuagues bucales se usan después de cepillar los dientes y pasar el hilo dental para retirar los restos de alimentos. Además, una correcta higiene incluye la limpieza de lengua y encías. Tras ello, se aplica el enjuague.

En segundo lugar, es necesario que sepas que hay enjuagues bucales para distintos usos. Por ejemplo, el que es para combatir las caries debe contener flúor, ya que éste se adhiere a los dientes y los hace más resistentes. Como el nuevo Enjuague Anti caries de Pepsodent que ayuda contra las caries y placa bacteriana.

Según cuentan en el sitio Saludplena, si lo usas después de hacer lo que te explicamos en el párrafo anterior, son altamente efectivos.

También están los que tienen efecto blanqueador. Como el Enjuague White Now de Pepsodent que cuenta con la exclusiva tecnología Blue Foam que actúa depositándose en la superficie de los dientes, alterando sus propiedades ópticas y creando un efecto visual inmediato: los dientes se ven más blancos y brillantes después de solo un enjuague.
En el caso de los enjuagues que apuntan a los problemas de encías, debes saber que no solucionan la gingivitis o la periodontitis, pero sí son un buen complemento para tu higiene dental.

Una última variedad, son los que combaten el mal aliento. Éstos contienen sustancias bactericidas que controlan la halitosis por varias horas si son usados tras el cepillado y el uso de hilo dental. Sin embargo, no representan una solución real, ya que este problema suele tener un origen más profundo, como las caries, infecciones de encías, u otras patologías más complejas.

En cualquier caso, lo más recomendable es que visites a tu odontólogo y te entregue una buena rutina de higiene bucal, con los productos adecuados para cada necesidad.

Clinica dental sonrie
«sanamos Sonrisas»