Implantología

banner_implantologia

Ante la pérdida de uno o más dientes se utilizan implantes de titanio que actúan como una raíz artificial. Poseen un resultado estético imperceptible y otorgan una mejor calidad de vida y autoestima.

Implantología

La ausencia de un diente es un tema no menos importante. Afectando estética, función y confianza de los pacientes. La implantología se ha impuesto como una solución conservadora.

Los implantes dentales son  tornillos de titanio soportados y estabilizados en hueso, cuya finalidad es reemplazar la raíz de una pieza dentaria perdida. Sobre estas raíces artificiales se rehabilita posteriormente.

Un tratamiento de implantología se indica en casos de desdentación parcial o completa.

Mediante en tratamiento en su superficie estos “tornillos” son sujetados al hueso con cierta fuerza.

¿Quién puede asesorarme?

El asesoramiento debe ser exclusivamente con un cirujano dentista, especializado en implantología.

¿Es molesto el tratamiento con implantes dentales?

El tratamiento con implantes dentales es lo más parecido a las piezas dentarias naturales. Su indicación y un buen estudio del caso aseguran un éxito en el tratamiento.

La cirugía de colocación de un implante dental es totalmente ambulatoria.

Consiste en levantar un colgajo donde queda al descubierto el hueso maxilar, mediante fresas de distintos tamaños se va “perforando” con el fin de aumentar en diámetro hasta que en éste espacio quepa el implante.

Se puede rehabilitar cualquier diente mediante implantes, tanto anteriores como posteriores; superiores como inferiores.

Las Indicaciones para la colocación de un implante dental son las siguientes:

– En casos de rehabilitar con protesis fija.

– rehabilitar con protesis removibles.

– ausencia de cualquier diente en boca.

– en caso de pacientes desdentados totales.

– pueden servir como anclaje ortodóntico.

Se debe esperar cierto tiempo para la oseointegracion del implante de titanio. Esto no es más que el implante haga cuerpo con el hueso, con el fin de mantener su estabilidad durante función.

En mandíbula se deben esperar 4-5 meses y en maxilar 5-6 meses aproximadamente.